Reconocimiento facial

Los sistemas de reconocimiento facial permiten identificar a una persona analizando las características biométricas de su rostro. Aunque hace algunos años se usaban modelos geométricos simples para el análisis del rostro, la extracción de la información relativa a las características biométricas del rostro está actualmente ligada a sofisticados procesos matemáticos y algoritmos de coincidencia. Lo que ha propulsado el avance la tecnología de reconocimiento facial en diversos mercados.

Características del sistema

Una de las características principales de este tipo de sistemas es que es un método no intrusivo y que no requiere apenas colaboración por parte del usuario.

Existen principalmente dos tipos de sistemas de reconocimiento facial:

  • Aquellos basados en los rasgos faciales del individuo: ojos, nariz, boca, etc. Utilizan además mediciones de distancias entre los distintos rasgos y mediciones de los ángulos de la cara. Son los llamados sistemas geométricos
  • Los sistemas fotométricos, que aportan información de forma global, del rosto completo.

Existen también sistemas mixtos, que engloban las características de los dos anteriores.

Funcionamiento del sistema

Aunque el proceso del reconocimiento facial se realiza principalmente en cinco fases, existe una fase previa que resulta determinante: la fase de registro. En ella se da de alta a nuevos usuarios en el sistema y se lleva a cabo la extracción de las características faciales que van a formar parte de su patrón biométrico y que, junto con los datos identificativos del individuo, serán almacenados en la base de datos.

Tras ello, el procedimiento de reconocimiento se realiza en las siguientes fases:

  • Una fase de detección: en la que se recoge la imagen del rostro del usuario a identificar a través del dispositivo elegido, ya sea una cámara fotográfica o una cámara de vídeo.
  • Preprocesado de la imagen: en esta fase se realizan tareas esenciales para la extracción de la información biométrica, tales como la alineación de la cara respecto a ciertas propiedades geométricas y para hacerla también independiente de la iluminación de la imagen capturada o de la gama de colores obtenida.
  • Fase de extracción de las características faciales: en la que se obtiene la información biométrica de los rasgos faciales, almacenándose esta en un patrón biométrico facial.
  • Fase de comparación: En esta fase se coteja la información biométrica obtenida con aquellas almacenadas en la base de datos, a través de una comparación 1:N. Los resultados obtenidos indican el porcentaje de similitud del usuario a identificar, con aquellos almacenados en la base de datos
  • Fase de toma de decisiones: en la que, utilizando la matriz de similitudes, se identifica al individuo como aquel que mayor porcentaje de similitud ha obtenido, siempre que se encuentre por encima de un umbral determinado.

Contactanos